ARTICULOS

Buscar

Elige ver

Actualizado: 15 oct 2020


¿Te ha pasado que cuando tienes un síntoma o estás en una situación desagradable, lo único que quieres es salir de ahí y dejar de sentir?


¿Qué pasaría si le dieras su espacio?, si escucharas lo que de alguna manera te está tratando de decir… La mayoría de las veces no lo hacemos, lo bloqueamos, lo tapamos con remedios, lo evitamos… Sin embargo, sigue existiendo y por más que lo neguemos, cada vez que puede aparece con más y más fuerza.


Pedimos ayuda y lo que nos dan son grandes dosis de "somníferos" que mantienen el síntoma a raya pero que no por eso deja de existir. Entonces nos convertimos en dependientes de eso externo para estar tranquilos; que ayuda sí, pero nos quita nuestro propio poder de sanar. Que junto con dormir el síntoma nos duerme a nosotros como personas y nos mantiene "sobreviviendo" más que viviendo.


¿Y si te dijera que tienes la capacidad de sanar?, que no necesitas eso para estar tranquilo, que tu cuerpo tiene el poder natural de llegar a ese estado, solo tienes que darle el espacio para escucharlo. Si hacemos un "Cambio de Percepción" respecto a la situación que nos provoca estrés, podemos pasar de ese estado a uno de paz, dejando que nuestro cuerpo sienta y aparezcan las emociones que nos provocan. Muchas veces el estrés puede aumentar, pero una vez pasado el umbral aparece la calma.

¿Cómo hacerlo? Observando el pensamiento que te lleva a percibir esa situación o síntoma de esa manera. No nos olvidemos que nuestros pensamientos crean nuestra realidad y que a su vez esos pensamientos vienen de nuestras creencias, las que fueron "grabadas" en nuestro cerebro cuando no teníamos la capacidad de decir si queríamos creer eso o no. Según mi propia experiencia, es posible cambiarlas. Sé de qué se trata vivir con miedo, tuve crisis de pánico cuando era una adolescente y ese miedo me acompañó por muchos años, miedo a que volviera esa sensación de la que no sabía qué hacer.

Elegí no taparlo con remedios y buscar una respuesta que me llevara a entender qué era o había sido lo que me llevó a sentirme así. Me hice cargo, busqué, busqué y busqué, hasta que fui encontrando respuestas. El coaching me ayudó a mirarme y a mirar mi historia desde otro lugar, la Bioneuroemoción me enseñó a leer mensajes en personas y situaciones que jamás hubiera pensado que estaban ahí; me reveló también secretos guardados por años y finalmente PSYCH-K®,una manera fácil de re-escribir el "software" de tu mente, me entregó la llave para cerrar esos procesos y abrir nuevas posibilidades en mi vida.

Hoy me siento libre, feliz, plena y a cargo en todo sentido de mi vida. Si quieres saber más, escríbeme a elviajecoaching@gmail.com Con amor, Paula

33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Estemos Conectados

Recibe Artículos, Novedades y más directo en tu correo