Escritorio de madera
1,2.jpg
Plantas de serpiente de interior

¡HOLA!

Soy Paula Verdugo Celedón

Siempre supe que había algo más, me negaba a creer que la vida era lo que te tocó y que había gente con más o menos “suerte”. ¿Por qué para algunos la vida era fácil y para otros sufrimiento?

Mi propia historia me mostró el dolor de muy cerca. Mi segunda hermana nació con un problema al corazón y murió al año y medio de vida. No la alcancé a conocer porque cuando yo nací ya había partido,  pero su pérdida y ausencia dejó huellas en mi. ¿Por qué ella y no yo?, ¿Qué fue lo que pasó que nació con esa malformación?, eran preguntas que me hacía constantemente de niña y no encontraba respuesta.
 

Nací un 16 de febrero de 1975 y a los seis días de llegar a este mundo mi mamá tuvo una hemorragia uterina que la tuvo al borde de la muerte. Hoy sé que esa separación temprana con mi madre influyó en mi ser y estar en el mundo, lo que causó muchos miedos e inseguridades.
 

En mi adolescencia tuve crisis de pánico y si las has tenido, sabes de qué hablo. Lo que se siente es algo que ¡NO quieres sentir nunca más en tu vida! Fue en ese momento que tuve por primera vez que hacerme cargo de mi. Lo primero fue pedir ayuda… como todavía era una niña mi mamá me llevó a una siquiatra que me dio remedios para superar la ansiedad y… estuvo bien. Logré estabilizarme y no “sentir” todo lo que pasaba por mi.

Sin embargo algo me decía que esa NO era la solución a mis problemas, si no enfrentaba lo que había detrás, de dónde venía ese miedo e inseguridad, tendría que tomar por el resto de mi vida esos remedios y eso era algo que NO estaba dispuesta a hacer. Sabía que generaban dependencia y que sólo tapaban el síntoma pero no curaban la “enfermedad”. No estaba dispuesta a vivir “anestesiada” toda mi vida. Y comenzó mi búsqueda por SANAR. Desde el día que decidí hacerme cargo de lo que me pasaba, que fue cerca de mis 20 años, me he dedicado a leer, investigar, estudiar… he experimentado en mi muchas “terapias alternativas”… algunas sirvieron, otras no. Sin embargo todo ha sido un aporte para mi crecimiento personal. De ellas destaco y me acompañanan hasta hoy, el YOGA, MEDITACIÓN, Bioneuroemoción que lo aprendí de la mano de Enric Corbera y Psych-K®.

Ha sido un lindo camino de autoconocimiento y aprendizaje y entre tanta búsqueda llegó a mi vida el COACHING ONTOLÓGICO y me ENAMORÉ perdidamente de él!!! Tantos darme cuenta que me han llevado a ver mi propia historia de otra manera, como un nuevo observador que me llevó a encontrarme y desde ese lugar poder ser en el mundo un aporte para el crecimiento de las personas.
 

En el coaching trabajamos con el Cuerpo, Emoción y Lenguaje. A través del lenguaje vamos creando nuestra realidad, la emoción es la que moviliza u obstruye nuestros avances y el cuerpo es nuestro guía para mostrarnos qué está bien y en qué no estamos siendo coherentes. Por esta razón decidí formarme también como Health Coach en IIN (Integrative Nutrition Institute), para aprender a cuidar nuestro cuerpo y entregarle todos los nutrientes, tanto físicos como emocionales, que necesita para desarrollarnos plenamente en la vida. Un cuerpo sano nos ayuda a ir tras nuestras metas, nos da energía y confianza, por eso es vital cuidarlo y escucharlo.
 

Hoy utilizo todo lo aprendido tanto en mi como para acompañar a otros. Me mueve profundamente inspirar a las personas a hacerse cargo de sus vidas y que retomen su poder personal. En este proceso de autoconocimiento trabajamos el amor propio, la autoconfianza, en reconocer nuestra historia y resignificarla, para de esta manera generar las acciones necesarias para cumplir tus metas y desarrollarte plenamente en el mundo.
 

Una vez que te haces cargo de tu vida, dejas la posición de víctima y te vuelves el protagonista.

Con cariño

Coach Paula Verdugo Celedón

¿Quieres comenzar tu proceso personal?

¡Feliz te acompaño! ¡Agenda tu primera sesión gratis para conocernos!